fbpx
Generaciones

La Generación Contemplativa: Los niños de hoy

La generación Contemplativa NO es la generación “Z”, ya que no son una continuación de los “X”. Ninguna generación ha tenido un nombre continuativo a la generación anterior. La generación X no es la “Baby Buster”. Los Millennials tampoco son los “Y”. Cada generación tiene una misión diferente en su pasar por la vida. Existen 4 etapas en la vida: niñez (0-22) juventud (23-42) adultez (43-64) y vejez (64 en adelante). Existen cuatro etapas en un ciclo histórico: Surgimiento, Despertar, Decadencia y Crisis. Cada intersección produce una generación. Así es la historia.

La generación Contemplativa recibe este nombre porque existen altas probabilidades de que sean menores, en numero, a la generación Millennial. Políticamente tendrán menos peso que la generación anterior a ellos y probablemente también a la generación que vendrá después. Cuando llegue el momento de fundar las nuevas instituciones su influencia será menor que la de los X y los Millennials. Esta situación los pondrá en una situación en la que contemplarán a las demás generaciones ejercer su influencia social. Su misión será guardar y cuidar el nuevo orden institucional.

Hoy México y la mayor parte de América Latina esta atravesando una Crisis. Los países de Latinoamérica heredan del Imperio Español los ciclos históricos. Hoy España también tiene sus problemas y entre ellos un 40% de desempleo juvenil. A lo largo del Continente Americano vemos países padeciendo fuertes problemas de carácter social. Los pueblos ya no creen en sus instituciones. Los políticos prometen mucho pero una vez sentados en la silla, hay pocas cosas que puedan hacer. La sensación popular es de desesperación, urgencia y hartazgo.

Las familias tienen que cerrar filas. Hoy hay demasiados riesgos para los niños y niñas en las calles. Aquel país en el que los pequeños jugaban en las calles ya es casi inexistente. Las mamas han tenido que volverse sobre protectoras. Las escuelas han incrementado sus políticas de seguridad. Los papás vigilan a sus hijos todo el tiempo. Las instituciones luchan por combatir este deterioro social que parece interminable. Pero la sociedad empieza a pensar de nuevo en términos de comunidad. El debate político sube de tono. ¿El futuro es brillante?

Los que se limitan a contemplar la escena son los niños. Dependiendo en su totalidad del cuidado de los adultos estos están aprendiendo a seguir ordenes. Entienden que su seguridad depende en gran medida de ser obedientes. El miedo pone limites. A partir del 2006 México y América Latina empezaron a ver nacer a una nueva generación: La generación Contemplativa. Este grupo de niños van a crecer en medio de los peligros que la Crisis (2006 – 2029) actual les impone. Sus papas están obligados a sobre protegerlos. No hay otro camino para mantenerlos seguros.

Alrededor del año 2029 los países Latinoamericanos vivirán de nuevo un Surgimiento Institucional (2030 – 2055) y la paz y el orden regresarán. La mayoría de las instituciones serán completamente remplazadas. Poco a poco la seguridad ira recobrándose. La generación Contemplativa (2006 – 2029) entrará a la Juventud (22 a 42 años). Acostumbrados a obedecer y a portarse bien se convertirán en los administradores de las nuevas instituciones. Van a valorar la experiencia y el consenso. Van a tomar decisiones en consenso.

Entre los años 2056 y 2080 México y América Latina vivirán de nuevo un Despertar. Los individuos van a reclamar su posición frente a las instituciones. Los Contemplativos entrarán a la Adultez (43 a 64 años). Serán años difíciles para todo el Continente Americano. Habrán revueltas y caos pero los Contemplativos mantendrán el rumbo. Son una generación acostumbrada a obedecer y conservar las cosas como están. No son tomadores de riesgos. Harán pocos cambios a las instituciones. Aplazarán todo lo posible las grandes decisiones de la época.

Entre los años 2081 y 2100 las Instituciones de todo América Latina entrarán en una Decadencia. La generación Contemplativa entrará a la Vejez (64 en adelante). Los individuos tendrán cada día más fuerza que las instituciones. Estas empezarán a perder, poco a poco el respeto de la ciudadanía. Esta inoperatividad institucional será, en parte, debido a la inacción en la que están siendo educados los Contemplativos. Las demás generaciones sentirán que es “urgente” tomar decisiones. Ese sentido de urgencia llevará a AL a una nueva Crisis (2101 a 2125).

El ritmo de la historia, entre el individuo y la institución, lleva ocurriendo más de 5,000 años. Tiempos difíciles crean ciudadanos fuertes y con hábitos para el sacrificio. Después los tiempos fáciles crean un sentido de complacencia y estos provocan los nuevos tiempos de reto para la sociedad. La generación Contemplativa (2005 – 2029) va a cuidar y administrar su herencia institucional. Lucharan todo el siglo XXI por mantener el orden y no permitir que sus hijos vivan, en un ambiente de inseguridad, como el que a ellos les toco vivir durante la Crisis actual.

Dedicado a la Secretaria de Marina de México

Save

Save

Save

Save

A %d blogueros les gusta esto: