fbpx
Generaciones

El Impacto de la cuarentena del COVID19 en las organizaciones

Primero hubo temores de una recesión y los inversionistas tuvieron miedo. Después esas percepciones empezaron de desvanecerse ya que la gente decía: Hasta que Donald Trump sea reelegido va a comenzar. Después el petróleo empezó a bajar y crear nerviosismo entre los accionistas de empresas publicas (En especial refinadoras). Parecía que el 2020 podía ser un año con altas y bajas para los principales indices bursátiles del mundo. Al mismo tiempo China enfrentaba un problema que a toda costa trataba de ocultarle al mundo. Nadie estaba preparado para esta crisis.

dominioCuando los gobiernos trataron de reaccionar al COVID19 ya era tarde. Males drásticos requieren de medidas drásticas. Asi empezaron a decretarse cuarentenas obligatorias y el mundo tuvo que ponerse en pausa. Todas las economías presentan hoy síntomas de una Depresión que va a traer grandes cambios en los hábitos de toda la humanidad. La naturaleza esta respirando de nuevo y podemos ver que los animales silvestres hoy pasean por las ciudades sin miedo. El mundo, como lo conocíamos, ya se fue. Aceptarlo es mejor que resistirse.

Hay tres ejes que las organizaciones tienen que empezar a considerar para poder adaptarse al cambio de manera rentable: Home Office (Trabajar en casa), Home School (Estudiar desde casa) y Home Delivery (Comprar usando internet). Eventualmente los restaurantes, en lugar de meseros, van a necesitar motociclistas. Las escuelas no pueden seguir causando trafico y contaminación a la hora de dejar a los niños. Los corporativos no pueden tener 4,000 autos y convertir las avenidas en enormes estacionamientos contaminantes a las horas de entrada y salida.

El reto de hoy es aprender de esta lección o repetirlo y volver a pagar las consecuencias. El cambio no puede detenerse y la tecnología ofrece las mejores herramientas para poder lograr lugares más seguros. Las empresas tienen que empezar a migrar a sistemas de trabajo basados en software y aplicaciones que permitan depender cada día menos de los ladrillos. Por otro lado las empresas que prestan servicios de Internet deben de triplicar la velocidad de descarga y quintuplicar la velocidad de subida. Es momento de adaptarse o morir.

A %d blogueros les gusta esto: