fbpx
Generaciones

Mundo Generacional… Se detiene la globalización y surge el mercantilismo

En el año 2016 Wal-Mart y Target importaron al mercado americano un total de 1,382,200 contenedores llenos de mercancías para vender en sus tiendas. El comercio mundial pasó de ser de 205 mil millones de dólares (1990) a 1.75 mil millones de millones de dólares (2016). Para entender mejor las cifras el comercio global se multiplicó por ocho. De ese comercio el 80% es a través de las economías más grandes del mundo especialmente entre Europa y Estados Unidos. Un dato alarmante es que los 52 países más pobres del mundo (Muchos de ellos ubicados en África) sólo reciben el 2% de ese valor comercial.  

Los retos de los gobernantes incluyen decidir las mejores políticas públicas para generar progreso y desarrollo. Por otro lado, el reto de las empresas es encontrar los mejores lugares para invertir y generar utilidades. La intersección en la que todos ganan es cuando una inversión detonará el crecimiento económico de una región. Un caso muy positivo para Nuevo León fue la planta de KIA Motors la cual detonó el desarrollo en una zona un tanto marginada. Gracias a que los gobiernos logran este tipo de negociaciones se generan circunstancias positivas para impulsar aún más la inversión.

Pero algunas políticas están cambiando y la globalización se está poniendo en tela de juicio. El orden liberal permitió que las cadenas de suministro de valor empezaran a crecer de manera exponencial. Por ejemplo, el famoso Boeing 787 a pesar de ser ensamblado en Seattle utiliza piezas producidas en otras partes del mundo. Una de las razones por las que el avión tardó en poder despegar fue por las dificultades logísticas que requerían integrar una cadena global de suministro de valor. Pero ante un escenario en el que las líneas de producción mundial se empiezan a enfrentar a un orden mercantilista ¿Quien gana?

action america architecture avenue
Photo by Nout Gons on Pexels.com

El choque entre teóricos nacionalistas y la agenda global es fuerte. Muchas empresas que movieron sus plantas de ensamble a países con mano de obra barata hoy enfrentan una situación particular: sus proveedores aprendieron el negocio y ahora, 15 años después, son sus principales competidores. Esto hace que los representantes de la agenda liberal demanden el fin de políticas nacionalistas que perjudican a las empresas globales. Pero la defensa de los mercantilistas es que los inversionistas obtuvieron durante muchos años ahorros millonarios pagando salarios mínimos.  

El debate es interminable, pero de algo podemos estar seguros: esta década va a ver un decrecimiento en el avance global para favorecer la agenda de los gobiernos de naturaleza mercantilista. Sin embargo, no hay que perder el enfoque social de impulsar la inversión extranjera: Crear circunstancias positivas para los ciudadanos. Aun así, la inversión empresarial y el respeto a la propiedad privada son los dos factores más importantes que hay para poder generar un desarrollo sustentable. Sin importar la perspectiva económica dominante hay que reconocer que a México le urge la inversión privada.    

Twitter: @ecarcanog

A %d blogueros les gusta esto: