fbpx
Gobierno

China: un futuro incierto para los inversionistas

El reciente proyecto de “La Nueva Ruta de la Seda” que pondrá a la economía China en el pedestal del crecimiento económico del mundo, es el más ambicioso proyecto comercial de la historia moderna. Este proyecto incluirá a 60 países, 75% de las reservas energéticas, 70% de la población y va a significar el 55% de la producción mundial. Históricamente, la legendaria ruta de la seda es tan antigua como los más primitivos asentamientos humanos (Neolítico). China ha maravillado desde el inicio de la civilización a exploradores, empresarios, comerciantes e inversionistas.

El crecimiento de la económica China ha sido un fenómeno exponencial para el mundo entero. La transformación de la economía del “Gran Dragón” asiático a partir de la muerte de Mao Zedong (Tse Tung) es algo inigualable en tiempos contemporáneos. El PIB de China en el año de 1976 (Año de la muerte de Mao) era de 153.94 mil millones de dólares a precios actuales. Empezaron las reformas estructurales y para 1986 el PIB ya era de casi 301.00 mil millones de dólares (casi el doble en tan solo 10 años).

Al cierre del año 1994 el PIB de China llegó a 863.747 mil millones de dólares. Comparado con 1976 significa un crecimiento del 564.05%. Para hacer una comparativa, el PIB de México en 1976 era de 89.24 mil millones de dólares y en 1986 era de 129.44 mil millones de dólares (Las demagogias populistas de Echeverria Álvarez y López Portillo no fueron benéficas para el desarrollo de la economía mexicana y se perdió la oportunidad de desarrollar a toda una generación). En 10 años la economía mexicana solo creció un 69%.

Volviendo a China, el año clave en el que el crecimiento rebasó niveles nunca antes vistos, y fue a partir de su entrada a la Organización Mundial de Comercio (2000). Para ese año el PIB ya era de 1,211 billones de dólares. Su población también era grande: 1,263,000,000 de habitantes. Las olimpiadas del año 2008 le mostraron al mundo el nivel de desarrollo que China ya había alcanzado. La fascinación aumentó. Para el año 2010, el PIB de China ya había alcanzado los 6,101 billones de dólares con 1,338,000,000 de habitantes.

Todas estas cifras son interesantes pero hoy, gracias a la Fintech (Tecnología Financiera), es posible sacar provecho desde la comodidad de cualquier lugar del mundo. Invertir en China no significa tener que viajar a Asia y comprar un pedazo de tierra. Existen múltiples mecanismos financieros al alcance de cualquier inversionista internacional. Invertir en China, hoy es fácil gracias a ETFs (Exchange Trading Funds) como “CHN” que maneja el dinero de miles de inversionistas comprando acciones de las empresas chinas con mejor desempeño en el mercado.

Las empresas favoritas de los ETFs con inversiones en China son: Taiwán Semiconductor Manufacturing, Alibaba, China Construction Bank, Ping An Insurence Corporation, China Merchants Bank, China Mengniu Dairy, Hong Kong Exchange, Nanya Technology y China Everbright International entre otras. Todas estas empresas tienen futuros prometedores y ostentan fuertes espacios de mercado. Todo parece indicar que la economía China seguirá creciendo. El dinero fluye todos los días hacia los bancos chinos buscando oportunidades de mejores rendimientos.

Ahora bien, con toda esta información, China parece ser una inversión segura. Tal vez lo sea o tal vez no. Sin embargo hay que considerar que cualquier inversionista educado en los principios básicos de Ben Graham (Su libro: El Inversionista Inteligente) sabe que el factor mas importante para reconocer una buena o una mala inversión es el P/E (Razón de tiempo/utilidades). Si volvemos al ETF “CHN” encontramos un P/E de 103. Esto significa que para duplicar la inversión habría que esperar 103 años. Lo máximo para que una inversión sea rentable es 20 años.

Entonces, la realidad para cualquier inversionista que vaya a China es que ya va muy tarde. Los que están festejando hoy sus grandes ganancias de capital son los que invirtieron en la década de los noventa. Para aspirar a tener utilidades financieras habrá que ponerse en una larga fila de espera. China seguirá creciendo y la expectativa de los inversionistas es también de largo plazo. El problema es si el “Dragón” podrá mantener el ritmo de crecimiento que sus apostadores esperan. Si no fuera así, entonces habría un gran caos financiero.

Hoy China tiene un PIB de mas de 11,200 billones de dólares y más de 1,379,000,000 de habitantes. La ciudad mas importante ya no es ni Beijing ni Shangai sino Chongqing. En esa municipalidad viven mas de 35,000,000 de personas. Es la ciudad con el crecimiento mas rápido de China y cada año medio millón de personas migran del campo a buscar mejores oportunidades de desarrollo económico y personal. A pesar de su excelente desempeño económico, los desafíos de China aun son mucho muy retadores.

A %d blogueros les gusta esto: