fbpx
Gobierno

La Nueva Guerra Fría: China acaba con el orden unipolar de los últimos 30 años

El termino “Guerra Fría” nos recuerda el choque entre la URSS y Estados Unidos. Ambas potencias tenían capacidad nuclear y una guerra hubiera ocasionado que la civilización retrocediera a la edad de piedra. Con misiles nucleares con capacidad para alcanzar todos los rincones del planeta la humanidad vivió con muchos años en el miedo a una muerte violenta. Hoy esos temores empiezan a resurgir con el fin de la era Unipolar del orden mundial. Estados Unidos es la potencia dominante pero China empieza a jugar el rol de potencia mundial. El choque parece inevitable.

El conflicto entre la URSS y EUA fue un conflicto político y militar. En ese conflicto la URSS siempre estuvo condenada al fracaso. Las estimaciones económicas de Nicolás Kondratiev apuntaban al colapso soviético a principios de la década de los años noventa. En la década de los ochenta una fuerte ofensiva económica por parte de los americanos aceleró el proceso de deterioro de la economía soviética. Utilizando satélites espías se hicieron estimaciones de como serian las cosechas rusas y a partir de ahí se fijó una fuerte estrategia para tumbar los precios de los comodities en el mercado internacional.

En ese entonces el comercio entre EUA y la URSS era de 2 mil millones de dólares al año. La economía del mundo libre no necesitaba de los rusos. Sin embargo, las cosas han cambiado. Hoy el mundo es una extraña y complicada red de cadenas de suministro de valor. Al principio de cada cadena se encuentra China. Hoy el comercio entre Estados Unidos y China también es de 2 mil millones de dólares ¡Pero al día! La economía del mundo necesita de China para poder funcionar. Ahí radica la diferencia entre el conflicto del siglo XX y el conflicto que empieza a emerger en el siglo XXI.

Para ambos países el tema del conflicto económico no es sencillo. La dependencia mundial en los bajos precios de producción y mano de obra china son muy altos. Además, dado el fuerte presupuesto designado al ejercito chino otros países se están viendo en la necesidad de rearmarse. El presupuesto de armamento de Japón se ha incrementado fuertemente en los últimos años y su único pretexto para hacerlo se llama China. En el Mar del Sur de China todos los países tienen injerencia debido al fuerte flujo comercial que pasa por esa zona. Sin embargo, China ha reclamado toda esa región para si misma.

El tema no solo es militar o regional sino también empresarial. Recientemente EUA realizó fuertes acciones en contra de la empresa Huawei. El tema es que se teme que los dispositivos sean una herramienta de espionaje para el Estado Chino. También esta el tema de las nuevas redes 5G que son capaces de ir a una velocidad hasta 20 veces superior que la tradicional red 4G. Muchas empresas chinas han sido acusadas de espionaje industrial y están enfrentando demandas legales y fronteras cerradas. EUA esta incluso presionando a sus aliados para que dejen de consumir productos de tecnología chinos.

Durante los últimos años las empresas chinas han salido a conquistar el mercado internacional. Es importante considerar el hecho de que la crisis financiera del año 2008 significo para los chinos una oportunidad. Debido a la urgencia de crear una base económica solida para recuperar el crecimiento económico se llevó a cabo la reunión del G-20 en Pittsburgh. Ahí mucho del orden previamente establecido cambió para siempre. El presidente Barack Obama le dio la bienvenida a Hu Jintao y China se volvió un jugador internacional con más presencia económica y financiera.

Todos los frentes abiertos hoy entre China y EUA apuntan a la nueva Guerra Fría del siglo XXI. El presidente Donald Tump dirige el Imperio numero uno del mundo. Gracias a la “Pax” americana países como China y Japón han podido crecer económicamente. EL problema es cuando la segunda economía del mundo quiere jugar como imperio. Entonces empiezan las injerencias en el orden establecido por Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial y desde la caída de la URSS. Ambos países buscan la grandeza internacional y se consideran los jugadores más importantes del orbe.

Que futuro le depara al mundo con este conflicto es difícil de saber y aun más complicado de calcular. La balanza se mantiene en un difícil equilibrio. La chispa que puede comenzar un conflicto de alcance global esta en el Mar del Sur de China. Varias veces barcos y aviones de EUA y China han estado a punto de colisionar debido a los malos entendidos que hay sobre estas aguas. Una cosa es de cuidado: Los nacionalismos están de regreso y el mundo se torna bipolar. ¿Era predecible el surgimiento chino? Si lo era ya que como potencia nuclear era mejor subirla al tren del desarrollo y no especular con un regreso al Maoísmo.

Coautor: Jorge Alejandro Rojas Torres

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: