fbpx
Generaciones

Taxi Driver: El Despertar en Hollywood

Travis portaba varias armas en su vestimenta. Había pertenecido a la Marina y tenia conocimientos militares. Quería hacer algo útil con su vida. Estaba deprimido y pasaba el día en cines XXX. Tras no haberse decidido a matar al Candidato a la Presidencia de Estados Unidos Charles Palantine se dirige a un prostíbulo. Ahí se encuentra con “Sport” a quien provoca preguntándole por Iris. Tras una pequeña discusión Travis le dispara en el estomago. Después entra al prostíbulo y abre fuego en contra del cobrador de cuartos y de un mafioso que iba a tener relaciones sexuales con Iris.

Esta escena tal vez hoy pocos la reconocen pero pertenece a una de las mejores películas que se ha filmado: Taxi Driver. Esta película le valió a Martin Scorsese 4 nominaciones al Oscar en 1976. La actuación de Robert de Niro es perfecta. Jodi Foster actúa como Iris: Una prostituta de 12 años en los barrios bajos de Nueva York. Matthew “Sport” Higgins (Hervey Keitel) es el administrador del burdel en el cual ocurre la matanza descrita en el primer párrafo. Volver a ver esta película es como viajar en el tiempo a la década de los 70’s.

Un ciclo histórico dura alrededor de 100 años. A su vez este se divide en cuatro etapas: Surgimiento, Despertar, Decadencia y Crisis. Cada etapa dura alrededor de 25 años. En el Surgimiento vemos nacer a las instituciones que le darán forma a todo el ciclo histórico. En el Despertar vemos como los jóvenes reclaman su individualidad y se rebelan a las estructuras. En la Decadencia las instituciones empiezan a dejar de funcionar. Finalmente en la Crisis las viejas instituciones se derrumban y nuevas estructuras surgen para volver a comenzar el ciclo histórico.

Durante las décadas de los sesenta, setenta y mitad de los ochenta en Estados Unidos y la mayor parte del mundo se vivió un Despertar. Las características sociales de esta época son la de los individuos buscando un sentido moral y de justicia. Como consecuencia de esa lucha interna surgen movimientos que retan a las instituciones. El consumo de drogas y sustancias toxicas alcanza un nivel muy alto entre las personas. La violencia empieza a surgir conforme la sociedad empieza a deteriorase. El movimiento hippie abarca mucha de estas características.

Durante el Despertar de esas décadas Hollywood jugó un rol crucial. Podemos notar como los directores de esos tiempos reflejan el sentir de la gente en ese tiempo. En 1968 sale a la pantalla grande la película Rosemary’s Baby. Mia Farrow actúa como Rosemary, una mujer embarazada que es utilizada por un culto del mal para traer a la tierra al hijo del mal. Tiempo después llega El Exorcista en la cual una niña es poseída y liberarla requiere de muchos esfuerzos por parte del sacerdote. En 1978 la película The boys from Brazil 94 niños son clonados para ser idénticos a Adolf Hitler.

Si hacemos un recorrido por las películas de esos tiempos vemos un cine muy obscuro. Las escenas son con poca luz y la mayor parte ocurre de noche. Hay miedo, terror y suspenso. Pocas películas son para niños ya que la mayoría tiene clasificación “R”. Para citar esta tendencia podemos mencionar: El Exorcista II, El Padrino, Tiburón, La Naranja Mecánica, Apocalypse Now, Alien, The Deer Hunter, Texas Chainsaw Massacre, Serpico, Saturday Night Fever, Dirty Harry, Frenesí, Halloween y Badlands entre otras.

Hay un común denominador en casi todo el cine de este “Despertar”: los niños son malos. El hijo de Rosemary es tan malo como los 94 niños clonados de Hitler. En Taxi Driver Iris es una prostituta que huyo de casa de sus padres. En la naranja mecánica la banda de Alex es nefasta. En el exorcista y el exorcista II ni se diga. Las editoriales decían que los niños impedían que las parejas adultas se auto realizaran debido al tiempo que llevaba cuidarlos. Y en este ambiente tan hostil para los más jóvenes nació y vivió su infancia la generación X.

Taxi Driver ejemplifica la vida de las personas durante un Despertar. Iris, una prostituta de 12 años, es una experta en supervivencia. La vida en la calle para ella es natural y puede defenderse sola. La calle le ha enseñado a ser pragmática. Travis es un idealista que lucha por darle sentido a su vida. Se pone al limite mental tratando de lograr influenciar, desde su taxi, a toda una nación. El choque entre la niña pragmática y el adulto idealista es lo que le da sentido a esta cinta. En esa convivencia ambos personajes logran encontrar lo mejor y lo peor de sus almas.

A %d blogueros les gusta esto: