fbpx
Generaciones

Mundo Generacional… Un paseo en Combi

Twitter me gusta mucho y siempre estoy pendiente de lo que está ocurriendo en el mundo gracias a que activo las alarmas de mis sitios favoritos. También sigo a muchos líderes de opinión que tienen análisis puntuales y que, libres de ideologías venenosas o propaganda, aplican sus criterios para emitir un artículo. Esta semana absolutamente todos los lideres de medios y editoriales andan hablando del frustrado asalto que se realizó en el transporte público y terminó en un linchamiento. Este video viral ha logrado hacer lo que pocos: obligar a los espectadores a tomar un bando.  

¡Que fácil es opinar! Acusar desde la comodidad de un teléfono móvil y apuntar al bando que se considera bueno o malo. ¿Cómo llegamos a esta situación? ¿Que hay detrás de tanta violencia? Definitivamente el escenario ideal era el siguiente: Los afectados por el asalto iban a la policía, levantaban su demanda, la policía arrestaba rápidamente al culpable, se le detenía, se le vinculaba al proceso y servía 10 años de cárcel con derecho a salir antes por buena conducta. ¡Voila! Un sistema judicial que funciona como el de cualquier país de primer mundo: Las instituciones mexicanas al servicio de los mexicanos.

bonasera1Me viene una escena a la mente: Amerigo Bonasera visita a Don Corleone el día de la boda de su hija. Ese día ningún siciliano puede rehusar un favor. Bonasera está molesto porque el sistema judicial de los Estados Unidos ha dejado libre a los agresores de su hija. Los golpeadores se han burlado de él en la sala de los juzgados. Toma una decisión: si queremos justicia debemos de ir con Vito Corleone. Y así es como Vito ordena a Peter Clemenza partiles la mandarina a los agresores de la niña. ¡Se hizo justicia! No por los métodos tradicionales, pero se hizo.

¿Por qué Bonasera fue con Don Vito? Porque desde su perspectiva personal Estados Unidos le había fallado. De “I believe in America” a “Be my friend, Godfahter”. Sería interesante analizar cuantos mexicanos hoy están en la situación de Bonasera y ya no confían en el sistema judicial mexicano. La impunidad en México corre libre por el país desde hace ya varias décadas. El poder hoy pertenece al lado oscuro de la fuerza. Un mexicano que se sienta a esperar justicia bien puede parecerse a la novia del muelle de San Blas: Esperando la llegada de su amado marinero que nunca va a volver.

bonasera3Así son las instituciones mexicanas hoy: Un fracaso. Nadie cree en ellas. El Covid19 se apodera de la situación, el crimen sigue rampante, la policía da más miedo que seguridad, la impartición de justicia es injusta y parece que los mexicanos estamos solos. El asaltante de la combi no tiene más remedio que salir a asaltar para poder vivir. Los afectados por el asalto ven la oportunidad, su sentido de supervivencia se activa y detienen al ladrón. Es lógico que la frustración de los asaltados se refleje en la golpiza que le asestaron al individuo que trató de robarles. Si no fuera por ese camino entonces, no habría otra oportunidad.

pexels-photo-2239844¿Quién tiene la culpa? Si la respuesta es “todos” porque no tenemos instituciones entonces la culpa no es de «nadie». La actual Crisis Institucional que vive el país ya es muy dolorosa para la ciudadanía. El hartazgo de cumplirle a las instituciones para que estas después traicionen a los ciudadanos promedio es una situación espantosa. Pero por otro lado hay un problema mayor: las leyes no respetan al individuo y eso obliga al mexicano a buscar saltarse las trancas para poder avanzar. Las políticas públicas de este país están muy mal hechas y se parecen a una computadora congelada: hay que reiniciarlas.

Twitter: @ecarcanog

A %d blogueros les gusta esto: