fbpx
Emprendimiento

Marcelo el Caprichoso

Marcelo el Caprichoso: ¡Estoy harto de que me no me llamen por mi nombre! —Exclamó el reloj de ajedrez. ¡No soy un aparatito! que solo adorna los tableros, también mido el tiempo y los jugadores me deben respeto.

El tiempo puede confundirte, porque cuando el cálculo de movimientos se vuelve una locura, inexacto o confuso, es momento de brillar en el acto, atormentando la mente y bloqueando planes futuros. De esta manera controlo la situación para que me tomen en cuenta, muevan su pieza y opriman uno de mis botones.

white chess clock in close up shot
Photo by Tima Miroshnichenko on Pexels.com

Ya sé que soy caprichoso, pero es que ¿A quién no le gusta que le presten atención? Las miradas me motivan y el interés me enamora. Algunos jugadores me aman y otros solo quieren oprimir el botón para no perder por tiempo.

Debo mencionar que también cuento con poca paciencia, y estoy entrenado para decidir de quien será la victoria que abrazará a la derrota Por esa razón algunos jugadores me tienen miedo, porque dicen que no los respeto, debido a que “Les agoto el tiempo”. Aunque te tengo un consejo “Debes aprender a jugar conmigo”, así al pasar del tiempo te volverás decidido, rápido y atrevido en cualquier fase del juego.

Te describo mi cuerpo, soy fuerte, formado y obvio, parezco un muñeco. La verdad es que solo soy un majestuoso reloj muy discreto y me confunden con una promoción del 2×1 debido a que poseo dos relojes pegados al mismo cuerpo, pero ambos son del mismo dueño.

Debes saber que el tiempo en un juego de ajedrez es tan importante que puede definir un desenlace a veces justo y otras no tanto. Así es la complicada vida de un reloj de ajedrez. Formando parte relevante de la destrucción que ocurre en el tablero y cuando las cosas se ponen más serias, las piezas pueden volar por los cielos.

¡Por cierto! Mi nombre no es minuto y tampoco segundo me llamo Marcelo el Caprichoso y soy un reloj bastante coqueto.

¡Qué importante es el tiempo! Tú decides como lo utilizarás. Hazlo de la mejor manera y verás que no te arrepentirás.

-Este es el fin de una historia que no tiene final…

La Dama Negra es una columna escrita por Cecilia Santos Cabañas. Ella es una destacada jugadora y maestra de ajedrez. Ha sido 4 veces Campeona Nacional de Ajedrez (México). Actualmente es árbitro de torneos y competencias ajedrecisticas. Asi mismo es egresada del Colegio de Negocios Internacionales en donde estudio Negocios Internacionales y cuenta con una Maestría en Ciencias de la Educación.

A %d blogueros les gusta esto: