fbpx
Gobierno

Las reformas fiscales del Presidente Trump y sus consecuencias internacionales

El índice S&P de la Bolsa de Valores de Nueva York terminó el año 2017 con un rendimiento de 19.42% en dólares. Es el segundo mejor año de la presente década. Este rendimiento sólo es superado por el del año 2013 que fue de 29.60%. Desde el año 2010, en una sola ocasión se ha tenido un rendimiento negativo y fue en el 2015 con -0.73%. Sin embargo, el rendimiento acumulado promedio del S&P para los últimos 7 años es de 12.11%. Siendo así, que un dólar invertido en el S&P 500 en enero del 2010 ahora vale 2.23 dólares (En valor presente real). Los inversionistas están de fiesta.

Y la fiesta debe de continuar. La mayor parte de las utilidades de las empresas públicas van a parar a los grandes fondos de retiro y pensiones de la clase trabajadora. Este dinero a su vez regresa al mercado y se convierte de nuevo en consumo y estimula la economía. Al mismo tiempo, la economía se fortalece con mayor inversión en infraestructura, por lo que la productividad recibe un fuerte estimulo. Esta receta no es nueva. Durante la década de los ochenta fue implementada por el Presidente Ronald Reagan y se le conoce como “Supply Side Economics”.

Aunque parezca difícil de creer, este último rally bursátil está fundamentado en las reformas fiscales del Presidente Donald Trump. Recientemente aprobó un recorte impositivo para las corporaciones de 35% a 21%. También impone un nuevo gravamen de 12% para las ganancias que estas empresas tengan en el extranjero. Antes estas utilidades no se gravaban hasta que no eran repatriadas. De esa manera la administración del Presidente Trump planea forzar el retorno de mas de 3 mil millones de dólares que las corporaciones americanas mantienen en otros países.

Muchos países han obtenido dinero y recursos gracias a sus tasas impositivas. Irlanda es un ejemplo de cómo con impuestos bajos se aumenta la recaudación. Pronto, como consecuencia directa de la nueva ley, el dólar se fortalecerá ante otras monedas. La economía norteamericana se verá impulsada por este flujo de efectivo y el poder de compra de los estadounidenses va a aumentar. El impulso que el S&P 500 recibió este 2017 tiene mucho que ver con las esperanzas de que estos cambios a la ley recaudatoria se conviertan en utilidades publicas.

Para México esta reforma implica retos importantes. El factor de una tasa impositiva de 21% contra 35% hacen mucho mas atractivas las inversiones en el país del norte que acá. Por otro lado la apreciación del dólar pondrá al peso en una posición que debilitará el poder de compra de los mexicanos. Si a eso le sumamos que el TLCAN está en peligro de desaparecer, los problemas para México pueden ser peores de lo que imaginamos. Si las empresas foráneas pensaban hacer inversiones en México, con esta reforma tal vez se queden en Estados Unidos.

EL Presidente Trump esta jugando un ajedrez muy agresivo. No debe ser sorpresa para nadie, ya que lo anunció desde su campaña. Las reformas van a continuar mientras el Congreso siga siendo Republicano. Su lema: “América First” lo dice todo. Aun falta mucho para las elecciones del 2020 y Oprah Winfrey ya se ha destapado como candidata. Serán unas elecciones mucho, muy polémicas. Probablemente, el resultado de estas reformas en los bolsillos de los ciudadanos será el detonante para determinar si Donald Trump continúa en la Casa Blanca.

A %d blogueros les gusta esto: