fbpx
Emprendimiento

La niña del suéter bonito

La niña del suéter bonito: Haciendo memoria de algunos ayeres me encuentro justo en el primer Nacional. Todo es nuevo para mí. Son nueve primaveras cumplidas y mi corazón ha empezado a latir más rápido que un reloj en un juego de blitz.

Las personas que asisten no las conozco, a los jueces y acompañantes tampoco. Pero si conozco la razón por la que estoy aquí. ¡Pues claro! Son esas piezas antiguas y rotas que un día me presentó papá.

woman in grey jacket
Photo by Matt Hardy on Pexels.com

Aquellas piezas quienes han sido las culpables de que a temprana edad yo empiece con mis nervios de punta y con un palpitar que me hace sudar continuamente.

Pero obvio que ha sido mi culpa, insistí en todo momento con este divertido juego ciencia. Estoy pagando las consecuencias, de estar justo en este lugar.

Luzco seria, enfocada y nerviosa, aunque te aseguro que nadie lo nota. La gente no entiende por qué estoy aquí. Dicen que debería jugar con mis amigas, mis muñecas o talvez estar en casa para pelear con mis hermanos en un juego de luchas. “Ser una niña un poco más normal”, pero es que… ¿Acaso nadie lo nota? Descubrí mi pasión y tan solo necesito un poquito de cabeza, un tablero con sus piezas y mucha imaginación.

Sigo nerviosa y ansiosa… De pronto llega mamá. Quien me besa en la frente, me abraza tan fuerte y estoy lista para jugar.

Son casi 6 horas que mi pequeña mente de niña, no tan normal, ha batallado en una guerra sin retorno, contra otra mente infantil que quien sabe de qué ciudad viene. Es verdad que tengo poca edad; sin embargo, mi mente está pensando en el triunfo definitivo.

Han transcurrido seis días, casi treinta y tres horas de juego, dividido en seis juegos y como resultado una medalla de segundo lugar, la sonrisa de mamá, un suéter bonito y mi sándwich club favorito con papas fritas para la cena.

No importa la edad que tengas, si descubres tu pasión no la dejes pasar. El esfuerzo de tus batallas tendrá recompensa. Primero o segundo lugar, que importa. Aprende a disfrutar de las pequeñas cosas que la vida te da. Te mando un abrazo porque esta historia, llamada La niña del suéter bonito, llegó a su final.

La Dama Negra es una columna escrita por Cecilia Santos Cabañas. Ella es una destacada jugadora y maestra de ajedrez. Ha sido 4 veces Campeona Nacional de Ajedrez (México). Actualmente es árbitro de torneos y competencias ajedrecisticas. Asi mismo es egresada del Colegio de Negocios Internacionales en donde estudio Negocios Internacionales y cuenta con una Maestría en Ciencias de la Educación.

A %d blogueros les gusta esto: