fbpx
Generaciones

La Generación Millennial y su impacto en la sociedad mexicana

Las generaciones se caracterizan por la relación que lleven en su vida con las instituciones. El péndulo de la historia fluctúa entre el individuo y la institución. Cuando las instituciones son fuertes el individuo se debilita. Con instituciones débiles sucede lo contrario y los individuos se fortalecen. Según la Real Academia de la Lengua Española una institución es cada una de las organizaciones fundamentales de un Estado. En este caso lo son la familia, el gobierno, la iglesia, la ciencia, el arte, los deportes, los órganos constitucionales de un poder soberano y las universidades.

El choque entre las instituciones y el individuo tiene cuatro etapas: instituciones fuertes, instituciones atacadas, instituciones débiles e instituciones destruidas. La generación Millennial vivió su infancia durante una etapa de instituciones débiles. Esta ocurrió en México entre los años 1983 y 2005. Durante los ochenta México vio su banca nacionalizada, un terremoto que sacudió a toda la sociedad y demostró que las instituciones necesitaban adaptarse a los nuevos tiempos. El dolor esa década fue muy fuerte pero el Mundial México 1986 ayudo a disipar ese dolor.

La gran institución mexicana del siglo XX se llama Partido Revolucionario Institucional. Durante la etapa de debilidad institucional fue victima de su propio peso. En 1988 Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo lideraron a varios miembros inconformes del PRI y a los partidos de izquierda para fundar el PRD. Tiempo después el PRI perdió la mayoría del H. Congreso de la Unión y finalmente la Presidencia de México en el año 2000. El desmoronamiento institucional no solo le correspondía al PRI sino a todas las instituciones mexicanas.

Estos años enseñaron a muchos Millennials que las instituciones no funcionan bien cuando los individuos las manejan a su capricho. A veces, los Millennials, pueden parecer una generación poco institucional pero ese diagnostico es incorrecto. Más bien no sienten admiración por las instituciones actuales. Cuando voltean a ver el pasado solo pueden percibir instituciones que los han dejado mal y que han hecho poco por ellos. Por esa razón han creado su espacio fuera de la vida publica. Para ellos es más importante vivir bien la individualidad.

Finalmente el 11 de diciembre de 2006 comienza la Guerra contra el Crimen Organizado. Este conflicto ha costado un cuarto de millón de vidas. Miles de kilómetros cuadrados de México están sin instituciones a la merced de bandas de individuos. El deterioro institucional sigue avanzando y el gobierno lucha por su supervivencia. Este fenómeno no es casualidad sino que estamos viviendo los últimos años del orden institucional que nos heredó Lázaro Cárdenas. Eventualmente nuevas instituciones surgirán y un nuevo orden emergerá para México.

Para la generación Millennial, aunque por ahora no se den cuenta, hay una cita con el destino a la hora de reconstruir las instituciones nacionales. Además se han convertido en la fuerza política electoral más poderosa de México con mas de 46´400,000 de jóvenes. Desde la elección presidencial de este 2018 hasta el año 2054 serán la principal fuerza electoral. A partir del año 2060 empezarán a ser reemplazados por una generación que aun no ha empezado a nacer. Cualquier partido, empresa o equipo de futbol que pierda a esta generación lo pierde todo.

Muchas empresas hoy han pasado a segundo plano debido a la tecnología y a que los usuarios ahora pueden hacer muchas cosas desde su teléfono inteligente. El caso más critico son los periódicos impresos. Pero también las agencias de viajes, las corredurías financieras y las asistentes personales tuvieron el mismo fin. La generación Millennial ha adoptado la tecnología para lograr sus objetivos profesionales. Pensar que se puede sobrevivir sin ellos es un error estratégico que se va a pagar con desaparecer del mercado.

Un factor muy importante para conocer a los Millennials es que crecieron en un mundo de adultos accesibles. A diferencia de generaciones mayores en las que ser niño era sinónimo de estar excluido del mundo de la gente grande. Desde pequeños se les ha pedido su opinión, han aprendido a expresar sus sentimientos y han sido tomados en cuenta para decisiones familiares. Por eso cuando llegan a trabajar quieren ser tomados en cuenta y hacer valer su opinión. Y lo que es más recomendable es escucharlos y aprender de ellos.

En la oficina hay que permitir que tengan su espacio, que sean productivos y que puedan usar sus audífonos para escuchar música. Lo más importante para ellos es cuidar su salud, viajar y conocer gente. No sienten respeto por las generaciones mayores ya que sienten que han trabajado demasiado y no han conseguido una vida plena. Esa es la razón por la que pueden parecer rebeldes y poco institucionales. Es importante que las organizaciones manejen un ambiente de humildad, voluntad y sentido común para que puedan sacar el máximo potencial Millennial.

Los Millennials tienen una tarea histórica en los próximos 40 años y gira alrededor de fundar las nuevas instituciones del siglo XXI y XXII. Tal vez ahora ellos no se han dado cuenta de que las Instituciones Mexicanas de la actualidad están llegando al fin de su ciclo histórico. Cuando esta generación entre a la adultez se vera obligada a replantearse el México en el que quieran vivir. Volverán las instituciones fuertes y la nación entrará a un periodo de paz y tranquilidad no visto desde las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo XX.

Cuando los Millennials estén en la madurez (2056 – 2080) enfrentarán el reto más difícil de sus vidas. Aquel orden que van a construir se verá amenazado por una nueva generación que no va a valorar el trabajo que ellos realizaron en el pasado. Las instituciones mexicanas, que ellos van a haber construido durante toda una etapa de la historia, serán atacadas. El avance tecnológico y el sentido institucional se van a ver detenidos ante una nueva generación que confía mas en el sentir y en lo místico. Esto no es nuevo ya que ha ocurrido durante los últimos 5,000 años.

Finalmente llegara una nueva etapa de instituciones decadentes y los Millennials van a empezar a dejar este mundo (2081 – 2100). Hasta el final de sus días serán los paladines de las instituciones. Su aporte a la nación va a trascender hasta principios del siglo XX. Las siguientes generaciones van a luchar por mantener ese orden institucional pero inevitablemente le harán reformas que generarán que la sociedad mexicana vea a sus instituciones derrumbarse de nuevo. Una nueva generación del futuro tendrá que construir de nuevo un orden de instituciones.

A %d blogueros les gusta esto: