Generaciones

La Generación Millennial de frente al 2 de octubre de 1968

Entre los años de 1960 y 1982 sucedió en México lo que se conoce en un ciclo histórico como un Despertar. Desde el fin del conflicto armado en 1938, los mexicanos vivieron en un país de orden y progreso. La película “Del Cancán al Mambo” refleja los ánimos de esos tiempos en los que la economía nacional crecía al 6% y las tasas de criminalidad eran nulas. México como nación, vivía en una etapa en la que los individuos se daban a las instituciones. Fue una época que debía terminar, ya que una nueva generación de jóvenes irrumpiría con fuerza en la vida social mexicana.

Un Despertar, como el que se vivió en las décadas de los sesenta y setenta, se caracteriza porque los individuos retan a las instituciones. Este reto significa devolverle a las personas su lugar ante el colectivo o la comunidad. En el caso de México la gran súper institución que emergió del conflicto armado y se convirtió en la casa de todos los mexicanos fue el Partido Revolucionario Institucional. El PRI era el organismo rector de la vida mexicana, de ahí salían todos los presidentes, diputados, senadores y gobernadores. Estabas con el PRI o contra el.

En la década de los sesentas, el PRI alcanzó su máximo potencial como organización nacional. La Revolución convertida en Institución logró grandes cosas para México en todos los ámbitos de la vida nacional: seguridad, economía, educación, salud y grandes obras de infraestructura. Sin embargo la culminación del Partido fue conseguir, antes que ningún otro país del mundo, la celebración de las Olimpiadas y el Mundial de Futbol con tan solo dos años de diferencia. La fiesta nacional debería ser la coronación de la nación mexicana como un caso de éxito internacional.

Sin embargo, poco antes del comienzo de los Juegos Olímpicos, en la plaza de las tres culturas se dio una manifestación juvenil exigiendo una nueva revolución y rechazando los juegos olímpicos. “No queremos Olimpiadas, queremos Revolución” fue el grito de guerra de esa tarde en Tlatelolco. Una generación de jóvenes que no conocían la guerra (Por haber nacido después del conflicto armado que duró de 1910 a 1938) salieron a reclamar su lugar en la sociedad mexicana. Querían ser agentes de cambio y mejorar el país en el que vivían.

1968 fue un año icónico en el mundo. Pat Buchanan lo llama el peor año en la historia de los Estados Unidos. En todo el planeta hubieron fuertes agitaciones sociales. Ni la España de Francisco Franco escapó de estos movimientos estudiantiles. La llamada la Primavera de Praga enfrentó a jóvenes checoslovacos armados con piedras contra tanques blindados rusos. También cayeron asesinados Robert Kennedy y Martin Luther King. La convención demócrata en Chicago fue duramente saboteada por manifestantes y en Vietnam la guerra siguió cobrando miles de vidas.

Las izquierdas del mundo se adjudicaron la autoría de los movimientos estudiantiles y sociales de 1968, pero la realidad esta muy lejos de eso. La gente salió a protestar pero no por las causas de La Internacional Socialista sino por un mundo con más justicia para los individuos. Los jóvenes en el mundo y en México querían ver el final de un Estado Rector que decidiera por los individuos y el nacimiento de una nueva era en la que los ciudadanos pudieran tener su lugar a la hora de tomar decisiones. El momento cumbre de la libertad individual frente a la subyugación institucional había llegado.

La Generación Millennial Mexicana nació entre los años 1983 y 2005. Es una generación que se ha caracterizado por darle un sentido social a la tecnología. Les preocupa mucho su salud y el cuidado del medio ambiente. Son 46,400,000 habitantes y podemos decir que son la generación más grande y mejor educada de la historia de México. Durante su infancia se fue creando una conciencia del cuidado del auto estima y de combate al bullying. Han crecido viendo cómo las instituciones fallan y dejan a los individuos desamparados ante las peores experiencias de la vida.

Hoy el deseo de individualidad en México se esta desvaneciendo. Aquella llama que encendieron los miembros de la generación Baby Boomer hoy se esta apagando. Hoy los Millennials están votando y actuando de tal forma que regrese el Estado Rector. Quieren que el gobierno se vuelva el gran solucionador de los problemas nacionales y ponga al orden y al progreso de nuevo en la vertiente principal del país. Los problemas ya no se solucionan en lo Individual sino en una nueva Institucionalidad. El México de 1968 empieza a dejar de existir 50 años después en el año de 2018.

A %d blogueros les gusta esto: