fbpx
Politicas Publicas

El Suicidio del Homo Sapiens

Hace aproximadamente 100 mil a 300 mil años, la especie biológica autodenominada homo sapiens  inició su presencia en la superficie del planeta, como culminación de un proceso evolutivo que incluyó a diversos “homínidos” de más antigua data.   Esta nueva especie se caracterizaría por su amplia capacidad cognitiva  y de creación tecnológica para aprovechar y transformar el “habitat”, y una intensa propensión a agruparse motivados por afinidades y autodefensa.  Con el tiempo y el aumento de la población, las afinidades propendían a ser producto de tres grandes motivaciones que devendrían patologías: territorio, raza y religión.

La especie mostró una alta capacidad reproductiva, sin ningún freno orgánico, como no fuera la alta mortalidad producto de la falta de alimentación adecuada y remedios para la enfermedad. Los grupos que conquistaron las tierras productivas de las latitudes templadas prosperaron y con base en ello se lanzaron a la conquista de territorios en otros continentes y latitudes.  Los grupos asentados en las regiones tropicales y frías encontraron un equilibrio con el medio natural.  Fueron objeto de conquista y depredaciones. Los conquistadores implantaron un enfoque extractivista de recursos naturales y con el tiempo adoptaron regímenes de capitalismo silvestre voraz y alimentaron así un afán de acumulación de riqueza sin límite.

El avance de la ciencia y la tecnología y el urbanismo redujeron drásticamente la mortalidad de niños y jóvenes.  La población mundial tendió a crecer de manera inexorable, hasta llegar a aproximarse a los 10 mil millones de habitantes que habitan ya todos los confines del planeta.  Como resultante de la economía extractivista y depredadora de los recursos naturales, numerosos y ricos ecosistemas han sido devastados y sus poblaciones hundidas en la miseria.  La contaminación de aire, cuerpos de agua dulce y los océanos ha iniciado ya la ruptura de los equilibrios del planeta.  Este ya empieza a reaccionar con cataclismos, inundaciones, deshielo de los casquetes polares, cambio destructor de los climas.  Mientras tanto los gobiernos racionales nos tranquilizan declarando que “ya estudian el problema”.  Los intereses económicos dominantes “sueñan” con irse a vivir a Marte.

El autor aspira sólo, a sus 80 años, a no toparse con una muerte violenta o por no contar con agua. Mejor no ver el Suicidio del Homo Sapiens.

Francisco Javier Alejo López, autor de esta columna, nació en Salvatierra, Guanajuato, México el 30 de diciembre de 1941. Él es economista, académico, profesor, escritor, diplomático y funcionario público.

Entre las actividades que ha desempeñado se encuentran:

  • Director de Gasto Publico de la Secretaría de la Presidencia (1966 a 1968)
  • Presidente del Centro de Investigación y Docencia Económica (1973 a 1975)
  • Director General del Fondo de Cultura Económica (1972 a 1974)
  • Secretario del Patrimonio Nacional (1975 a 1976)
  • Director General del Combinado Industrial Sahagún (1977 a 1978)
  • Embajador en Japón y Corea (1979 a 1981)
  • Vicepresidente de Promoción y Desarrollo de la International Finance Corporation del Banco Mundial en Washington, EUA.
  • Embajador en Italia (1990 a 1993)
  • Director General de Caminos y Puentes Federales de Ingreso (1994 a 1998)
  • Presidente de Soluciones Sistemáticas S. C. (1998 a 2002)
  • Cónsul General de México en Austin, Texas, EUA (2002 a 2005)
  • Director del Programa INVITE de Nuevo León (2006 a 2009)
  • Asesor de la Red Estatal de Autopistas de Nuevo León (2009 a 2015)
  • Asesor del proyecto de “Mundo Generacional” (2014 – Actual)

Además, ha recibido condecoraciones como:

  • La Orden de la Bandera Yugoslava
  • La Gran Cruz de la Orden Vasco Núñez de Balboa (Panamá)
  • Condecoraciones de alto nivel de Japón, Corea, Italia, Venezuela y Rumania.

El Embajador Francisco Javier Alejo López es licenciado en Economía (UNAM). Cuenta con un posgrado en Planificación Económica y Social del ILPES de la ONU en Chile y es candidato a Doctor por la Universidad de Oxford. Ha sido catedrático en el Colegio de México, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y las facultades de Economía y Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

A %d blogueros les gusta esto: